Tutoriales dZoom: cómo fotografiar puentes y viaductos


1º.- Aunque en realidad cualquier lente vale para fotografiar puentes, el gran angular, como buen objetivo de paisajes, suele ser también el favorito si nuestra intención es la de captar planos amplios: nos ayudará a exagerar la líneas y alargarlas todo lo que queramos, si bien también puede distorsionar la realidad de ahí que lo mejor en ocasiones sea utilizar focales de rango medio.



2º.- Si por el contrario lo que quieres es comprimir la perspectiva y crear un efecto de 'aplanaminento' de las líneas, entonces deberás utilizar un teleobjetivo que además te vendrá bien si estás muy alejado del puente.



3º.- Ajusta los parámetros para cada situación: las condiciones meteorológicas, la hora del día, la lente...
Si tu intención es la de fotografiar un puente que forma parte de un paisaje y quieres que aparezca toda la escena lo más nítida posible, te interesa usar una apertura de diafragma baja (es decir, un número f alto como f/11 o f/16); usa el modo de disparo con prioridad a la apertura y que sea la cámara la que seleccione la velocidad de obturación más adecuada.



Cuando haya buena luz no tendrás problemas, pero cuando la velocidad de obturación que elija la cámara sea más baja de 1/125s, necesitarás usar trípode o un punto de apoyo para evitar las trepidaciones. Otra opción será la de aumentar la sensibilidad ISO, pero intenta que no sea muy alta para que no aparezca demasiado ruido en la toma.



4º.- Por tanto, no olvides llevar eso: el trípode. Además de ser imprescindible cuando la iluminación es escasa, podrás experimentar con tomas más elaboradas como las fotografías de larga exposición; si pasan coches por la noche, puedes probar la técnica de las estelas de luz o si transcurre un río por debajo podrás hacer un efecto seda.
¡Ah! Y recuerda que para hacer fotos a distancia y evitar trepidaciones te interesa usar también un disparador remoto.



5º.- Los amaneceres y atardeceres, son los mejores momentos para este tipo de fotografías porque cuando el sol está bajo proporciona una la luz cálida y oblicua que resalta las texturas. 
Y si además esperas a que anochezca, dado que muchos puentes están iluminados podrás aprovechar para hacer fotografía urbana nocturna; si no lo estuviera, también podrás realizar una toma de su silueta bajo un cielo estrellado.



6º.- Atención a los detalles.
No te limites a fotografiar el puente completo como si se tratase de una foto de paisaje que añadir a la colección: acércate para observar la estructura, las tuercas, los tornillos, los cables en suspensión... 
Busca patrones y crea tomas utilizando el ritmo como elemento compositivo fijándote en elementos visuales (puntos, líneas, formas, objetos...) que se repitan en el espacio de acuerdo a un determinado orden. No hace falta que el espectador sepa que está observando un puente o un detalle de un puente: tus fotos pueden ser abstractas y minimalistas, y tener un significado propio sin necesidad de formar parte de un todo reconocible.



7º.- Arriesga con los planos y los ángulos
Disparar a la altura de los ojos es el recurso fácil, así que trata de ser más arriesgado y creativo al encuadrar la toma: un puente fotografiado a ras de suelo (ángulo gusano) o con un contrapicado, siempre nos parecerá mucho más solemne e imponente.



8º.- Otro truco que también suele funcionar es incluir algunos elementos en primer término:rocas, vegetación, personas... Además de dar un valor añadido a la escena ayudarán a apreciar la escala y hacernos una idea del tamaño real del elemento arquitectónico. 



9º.- Dirige la mirada del espectador: si algo tienen en común la mayoría de los puentes son las líneas, un elemento que nos sirve para llevar el ojo del espectador hacia una zona concreta de la imagen, la que nosotros elijamos. Por otra parte, las formas geométricas, las sombras, los espacios vacíos y en una palabra, la perspectiva, dan sensación de profundidad y de dimensión.



10º.- Aprovecha los reflejos del agua como recurso creativo si el puente o viaducto atraviesa un río, un lago, el mar... 
Cuando el agua esté estancada, además de una reflexión perfecta del puente (efecto espejo) conseguirás tomas llenas de simetría, serenidad y ordenSi por el contrario, el agua transcurre rápido el reflejo se emborronará creando una sensación de velocidad y dinamismo. 



11º.- Fuegos artificiales: toma nota de las fechas en que se celebren eventos como fiestas patronales, Navidad, desfiles...fechas en las que el puente incluso puede estar engalanado o iluminado de una forma especial.
De igual manera, si el puente es atravesado por trenes, o si por debajo navegan barcos, también puedes informarte de los horarios para fotografiar la escena en el momento adecuado. Y por último...


(fuente e imágenes: dZoom)

12ª.- No descartes los días de bruma y niebla, porque al cubrir el puente conseguirás imágenes lúgubres, enigmáticas y cargadas de misticismo...