7 pasos para mejorar el diseño de tu perfil de Instagram

7 pasos para mejorar el diseño de tu perfil de Instagram

1º.- Inspírate
Navega por Instagram y fíjate en los perfiles que más te gustan analizando qué es lo que tienen que te atrae. 

2º.- Palabras clave
Averigua cuáles son las que mejor definen tu perfil, el contenido de tu blog o el producto que vendes

3º.- Paleta de colores
Determina cuáles son los colores que mejor definen tu marca o los que ya has utilizado en tu página web si la tienes, y utilízalos en tus publicaciones para lograr la mayor coherencia visual
Otra opción es definir una paleta de colores diferente para cada semana según las imágenes que vayas a compartir ( un ejemplo es el perfil de ☆ioLA☆  @iola_pujol).


4º.- Tipografía
De la misma manera que con los colores, define qué fuentes vas a utilizar siempre (dos o tres). 



NOTA: una vez hecho esto y para lograr la coherencia visual que mencionábamos en el apartado anterior, pueden resultarte muy útiles (también para inspirarte) plantillas como las que encontrarás en Creative Market (ver)


5º.- Planifica tu contenido
Crea tu propio calendario mensual de publicaciones intercalando entre las imágenes que remitan a tu weblog o promocionen tus productos, alguna frase motivante, una foto de tu lugar de trabajo, la mención a otro "instagrammer" o la celebración de algún acontecimiento...

6º.- Selecciona las imágenes
Una vez que sepas qué vas a publicar y cuándo, elige y edita cuidadosamente las imágenes, tanto si son fotografías como si son gráficos o infografías

7º.- Date a conocer
Aunque no te guste o no te apetezca, sobre todo cuando tu objetivo es vender, detrás de tu perfil tiene que haber una persona de manera que de vez en cuando conviene que publiques alguna imagen tuya: una foto de un acto empresarial o de un acontecimiento personal que tenga que ver con tu negocio o tu estilo de vida como por ejemplo la visita a una exposición, a un mercadillo, la presentación de un producto... o simplemente un selfie que exprese algo feliz que te haya ocurrido

Y por último, recuerda que debes estar en permanente análisis de tu marca. Comprueba qué estás haciendo bien y qué puedes estar haciendo mal; rectifica y... ¡reinvéntate!