Tutorial DIY: portafotos con piedras pintadas

De nuevo un tutorial D.I.Y. muy fácil de llevar a cabo: unos sencillos portafotos hechos con piedras pintadas de colores, que quedarán preciosas en cualquier rincón.


Necesitamos: 
pinturas acrílicas de colores, alambre, unos alicates y ¿cómo no? unas piedras, preferiblemente que tengan una parte más bien plana para que sean estables


Lo primero es pintar las piedras; las dejamos secar...


 y a continuación las decoramos: con puntos, rayas, estrellas, números, letras... ¡lo que se nos ocurra!


Luego, para proteger la pintura aplicamos "mod podge" o lo que es lo mismo una mezcla de agua y cola blanca a partes iguales...


Vamos ahora con el alambre. Para darle la forma de espiral en la que se sujetará la foto, nos valemos de un bolígrafo enrollándolo así...


Luego dejamos una parte estirada en función de la altura que queramos que tenga nuestro portafotos; lo doblamos un poco como  si estuviéramos creando un codo, y a continuación enrollamos el resto del alambre en la piedra procurando dejar la parte más plana hacia abajo


El resultado final será algo como esto:

imágenes y tutorial de "One Little Project"

Más ideas D.I.Y.

¿ No os gustan los colores ? ¿ Preferís un diseño un poco más formal para vuestro salón o mesa de trabajo? No pasa nada: las piedras en su color y textura naturales por supuesto también son bonitas...


Al igual que la madera...


Y es que, en realidad, sólo tenéis que echar un vistazo a vuestro alrededor: cuando salgáis a caminar por la playa, por el campo, cuando viajéis a cualquier país exótico... No dudéis en agacharos y coger cualquier cosa que os llame la atención, que os guste, que os inspire y que en definitiva os traiga buenos recuerdos ;)