Diseño gráfico: cómo ilustrar la velocidad

Si hace unos días, recopilábamos en un post sobre diseño gráfico estilo retro una muestra de "60 años en posters del Gran Prix de Monaco", hoy vamos a analizar las claves del diseño de esos posters de carreras: las pautas sobre 
cómo ilustrar el movimiento y la velocidad

Para empezar debemos tener en cuenta que el automóvil fue uno de los inventos más revolucionarios de los locos años 20 -la época del Art Decó- hasta el punto de que los coches se convirtieron en todo un símbolo de la modernidad, de la libertad, del riesgo y de la emoción. Por ello 

1º.- en los carteles los coches eran casi los únicos protagonistas, representados casi siempre entre líneas oblícuas con las que se trataba de enfatizar el movimiento, la velocidad...


2º.- Al mismo tiempo -e inspirándose en el futurismo- aún siendo los únicos protagonistas los coches aparecían difuminados, prescindiendo de los detalles de la máquina, distorsionando sus líneas de forma exagerada...


3º.- Dentro de esa distorsión eran esenciales las llamadas líneas de movimiento, que a veces casi hacían "desaparecer" la parte trasera del coche...


4º.- También era importante representar a los autos en perspectivas "arrolladoras", como vistos desde el suelo y echándose encima del espectador...



5º.- o circulando en trazados imposibles, llenos de curvas peligrosas...


6º.- En lo que respecta al color, los primarios rojo, azul o amarillo eran los preferidos; eso sí: siempre en tonalidades intensas que representaban la fuerza, el riesgo, la osadía, el poder de la máquina...


7º.- Finalmente, en los carteles "de velocidad" la tipografía debía resultar sencilla y rotunda, de ahí el uso por ejemplo de fuentes como las clásicas Helvética y Haettenschweiler, en versiones condensadas "ultra bold" y oblícuas...