Páginas

Lo que los clientes más exigentes criticarían de algunas obras maestras del diseño gráfico

Comparto hoy con vosotros este artículo de Grapheine en el que, con no pocas dosis de humor, nos detallan lo que según su experiencia, los clientes más... digamos "exigentes" criticarían si se les ofrecieran diseños como estos tres posters considerados obras maestras del diseño gráfico, y que prueban que no siempre es fácil conciliar aquello de que "el cliente tiene siempre la razón" con lo de que "el diseñador soy yo"

El primero de ellas es este:
"Tournée du Chat Noir", de Théophile Alexandre Steinlen
Un cartel estilo Art Nouveau pintado en 1896 para promocionar un cabaret de Montmartre, lugar de reunión de lo más selecto de la vida bohemia parisina de finales del siglo XIX y principios del XX. 
Pues bien, según la experiencia de los diseñadores gráficos actuales, y salvando las imposiciones de las modas, algunos de sus clientes les devolverían este cartel solicitando las siguientes modificaciones:


Utilizar como color de fondo un amarillo más intenso, añadir un logotipo, utilizar una fuente de letra más elaborada, eliminar la firma del autor, eliminar el ornamento que aparece detrás de la figura del gato y por supuesto poner la imagen de un gato con un aspecto más dulce y entrañable, a poder ser...
¿un gato negro no tan negro?


El segundo de los carteles es este:

"Anatomía de un asesinato", diseñado por el genial Saul Bass
Un cartel diseñado en 1961 que refleja el estilo minimalista, colorista e impactante de toda la obra de este gran diseñador. 
Aún así... ¿qué querrían cambiar algunos clientes puntillosos? Veámoslo:


"No se lee bien el título", "quiero que aparezcan las fotos de los actores protagonistas", "tiene que aparecer el logotipo de la productora y de las empresas que han colaborado en la financiación de la película"; "temo que esos colores se parecen demasiado a los de la bandera española" o "quizá deberíamos poner los colores de la bandera francesa para promocionarnos mejor en este país", y ya que se trata de una película sobre un asesinato... 
"¿por qué no poner una buena mancha de sangre?"

Tercero de los carteles a examen:

diseñado por Milton Glaser en 1967 para un disco recopilatorio de Bob Dylan
¿Algo que objetar?
Por nuestra parte no, pero por parte de algunos clientes quizá todo esto:


"Añade algún instrumento musical como la guitarra o al menos la pandereta de "Mr.Tambourine man", "termina de colorear el pelo y suprime el rosa", "la tipografía es demasiado pequeña", "hay demasiado blanco en esa esquina, llénalo con los logotipos de las empresas que colaboran en la edición del disco"... y lo más importante
"¡ pero si Bob Dylan no es negro !"