Páginas

Cromoterapia: los colores cálidos y sus significados

De manera instintiva todos nos sentimos atraidos por unos colores o por otros en función de nuestra personalidad o de nuestro estado de ánimo. Cuando decidimos qué ropa ponernos cada mañana, cuando salimos de compras, cuando decoramos nuestras casas... de alguna manera estamos utilizando el color de forma curativa de manera que sí, puede decirse que la cromoterapia funciona. Pero 
¿qué es la cromoterapia?

Pues eso precisamente: una terapia alternativa que puede hacernos sentir al menos un poco mejor; a serenarnos cuando estamos nerviosos o a animarnos cuando estamos decaídos. Porque cada color provoca en nosotros unas sensaciones, de ahí que el color sea uno de los pilares fundamentales en la decoración y en las artes gráficas. Así, por ejemplo, antes de pintar nuestra casa debemos pensar en la función que va a cumplir cada habitación y en la personalidad de quien va a ocuparla. Y a la hora de diseñar un cartel publicitario o un logotipo, también debemos pensar en quién es nuestro público objetivo, que reacción queremos provocar en él o qué valores queremos transmitir.

Por ello, y aunque sobre esto ya se ha escrito mucho y seguramente no podré aportar nada nuevo, no quiero dejar pasar la oportunidad que me brinda el hecho de tener un blog para hablar del
significado de los colores
ilustrando además este post con las paletas de color de algunos de mis cuadros favoritos, comenzando hoy por los llamados 
COLORES CÁLIDOS

Comenzamos con el rojo un color lleno de energía y poder. Apasionado, atrevido, reconfortante, símbolo de valentía, de entusiasmo y de ambición. Un color que nos aporta vitalidad, optimismo, que nos hace confiar en nosotros mismos. 
Por eso es el color de los emprendedores, aunque ¡cuidado! demasiado rojo a nuestro alrededor puede volvernos irritables e impacientes. De hecho ¿no os habéis fijado que en los sitios de comida rápida es frecuente encontrar elementos decorativos en rojo? Pues de eso se trata: de que nos cansemos y nos levantemos enseguida de la mesa para dejar sitio al siguiente comensal...

Y hablando de mesas, este cuadro que vais a ver a continuación se titula precisamente "Mesa servida" o "Armonía en rojo" y es de Henri Matisse, el fundador del fauvismo


paleta del color rojo,"Armonía en rojo", Matisse
paleta del color rojo: "Armonía en rojo", Matisse

Vayamos ahora con el amarillo  un color sobre todo alegre pero que también, de alguna manera, simboliza el lujo, el poder "estar de fiesta todos los días". Un color que, además, se asocia con la parte intelectual de la mente, con la capacidad para expresar nuestros pensamientos, con la claridad de ideas y con la capacidad de decidir.
Por eso el amarillo es el color de los comunicadores, un color que nos ayuda a ser organizados, a asimilar ideas nuevas y a comprender los diferentes puntos de vista.

Para ilustrar el color amarillo he elegido este cuadro de Henri Toulouse Lautrec que simplemente me encanta: una relajante escena en la cubierta de un trasatlántico a principios de siglo protagonizada por "La pasajera de la cabina 57"


paleta del color amarillo, "La pasajera de la cabina 57", Toulouse Lautrec
paleta del color amarillo: "La pasajera de la cabina 57", Toulouse Lautrec

Una paleta en la que también podemos ver un toque de anaranjado, un color que como mezcla del rojo y del amarillo, se puede decir que reúne las cualidades de ambos. Así el naranja es un color que nos invita a arriesgarnos, a probar cosas nuevas, pero sin perder de vista el sentido práctico.


Turno ahora para otros colores secundarios considerados también cálidos porque en todos ellos está presente el rojo. 
Por ejemplo el rosa, un color que parece poder influir en los sentimientos convirtiéndolos en amables y profundos. Así, mientras el rojo es el color del amor apasionado, el rosa se asocia con el amor altruista y verdadero, simbolizando la sensibilidad, la feminidad.
La prueba la tenemos en este cuadro titulado "La dama de rosa", obra de la pintora por excelencia del Art Decó Tamara de Lempicka 


paleta del color rosa, "La dama de rosa", Tamara de Lempicka
paleta del color rosa: "La dama de rosa", Tamara de Lempicka

Por su parte, el violeta es el color de los artistas. Un color que parece estimular la imaginación y la intuición, asociado a lo misterioso y a los grandes ideales. También el fucsia es un color "espiritual" capaz de hacernos sentir deseos de apartarnos de las exigencias del mundo y sus desafíos. 
Ambos son, por tanto, colores que simbolizan la creatividad, la fantasía y al mismo tiempo la serenidad, sensaciones que sin duda nos transmite el inconfundible Gustav Klimt, en este cuadro titulado "La joven" "La virgen"

paleta de colores fucsias y violetas: "La joven", Gustav Klimt
paleta de colores fucsias y violetas: "La joven", Gustav Klimt

¿Qué, os ha gustado este breve repaso por los colores cálidos y sus significados¿Sí? Entonces no os perdáis el siguiente post en el que continuaremos con los colores fríos (ver) ¡ Os espero !