Páginas

Cómo crear tu propia marca: conceptos básicos

Una vez que tienes claro que sí, que tienes una idea y que quieres ser, que eres un emprendedor, vamos a ello: a crear tu propia marca.
Estos son algunos conceptos básicos que te conviene comprender.
Cómo crear tu propia marca: conceptos básicos


¿Qué es una marca? ¿Para qué sirven las marcas?


Si echamos una vista a nuestro alrededor cada vez que entramos en algún establecimiento del tipo que sea, o simplemente cada vez que salimos a la calle, veremos que estamos rodeados de marcas. En el mercado existan infinidad de productos entre los que debemos elegir y que necesitamos identificar, diferenciar de alguna manera y ¿cómo lo hacemos? Fijándonos en las marcas.

Las marcas sirven, por tanto, para comunicar la cualidad intrínseca y diferencial del producto, por medio de imágenes, de frases y de asociaciones distintivas con las que los consumidores nos identificamos.

Identidad de marca
Una marca potente siempre destaca en la inmensidad del mercado. Conecta de forma emocional con los clientes y hasta puede convertirse en imprescindible, irreemplazable. Las personas creen en ella, confían en su superioridad y gracias a ello logra desmarcarse de la competencia convirtiéndose en algo más que una simple marca: convirtiéndose en lo que llaman una identidad de marca.

¿Qué es el “branding”?

El “branding” es el proceso de creación de una identidad de marca. 
Necesitamos hacer un “branding” cuando lanzamos una nueva empresa al mercado o queremos revitalizar la que ya tenemos cambiando el nombre, la imagen, introduciendo una nueva gama de productos o adentrándonos en nuevos mercados… Cuando queremos posicionarnos o reposicionarnos, comunicarnos mejor; dar una apariencia de fortaleza, de marca global. 
En función del objetivo final, el branding puede ser: personal, si lo que buscamos es crear nuestra propia imagen global como empresa, o digital si lo que buscamos es dirigirnos a la Web.

El “brainstorming

Como ya sabréis muchos, el “brainstorming” es la “tormenta de ideas”, un método que los creativos para generar nuevas ideas o mejorar las existentes. Se practica en grupos de entre 6 y 12 personas, no más, y una vez que se plantea el problema a resolver, cada uno de los participantes puede decir todo lo que se le ocurra. Cualquier idea es válida aunque parezca un disparate, para luego, al final del proceso, filtrarlas, descartar unas y desarrollar y pulir otras. 

Arquitectura de marca

Si la empresa que proyectamos es grande y se compone de distintas líneas de negocio, o si nos ha ido bien con nuestro proyecto inicial y queremos ampliarlo, entonces debemos decidir qué estructura jerárquica vamos a darle, esto es, diseñar una arquitectura de marca.
Podemos optar por mantener una única marca lo bastante fuerte como para que nuestro público acepte cualquier extensión que hagamos de ella en el futuro, precisamente por fidelidad a esa marca. Entonces estaríamos optando por una arquitectura de marca monolítica como la que tiene, por ejemplo, Google

También podemos por crear nuevas divisiones que operen de forma independiente pero se reconozcan claramente como parte de la marca original. Entonces estaríamos optando por una arquitectura de marca respaldada como la que tienen, por ejemplo, muchas firmas de Ejemplos: Polo y Ralph Lauren, Giorgio Armani y Emporio Armani…


En tercer lugar, podemos crear nuevas divisiones de negocio con marcas también diferentes, como parte de lo que se llama arquitectura de marca plural, en las que la identidad de la empresa principal permanece invisible. Un ejemplo de esta arquitectura de marca es Inditex, aunque a estas alturas, a este gigante de la moda lo de permanecer “invisible”… como que no ¿no os parece?

Te interesa: resto de tutoriales sobre
"Cómo crear tu propia marca" 
>> ver <<