Páginas

DIY: cómo crear un marcapáginas de cuero

Aunque con el auge de los ebooks y las tablets cada vez somos menos, todavía quedamos unos cuantos...¿nostálgicos? que preferimos los libros en papel. No sé, quizá es porque ya pasamos bastantes horas delante de la pantalla del ordenador y preferimos darle un descanso a la vista; porque valoramos el trabajo de diseño gráfico que hay detrás de cada portada, o simplemente porque nos gusta ver cómo vamos dejando atrás las hojas a medida que avanzamos en la lectura.

Pues bien, nuestro tutorial DIY de hoy va para todos los que, como yo, disfrutáis señalizando cada alto en el camino, cada parada en ese viaje que es un libro...



Necesitaremos:
Una tira de cuero de unos 10 x 3 centímetros, una tira de piel de unos 3 x 6 centímetros, y otros 10 de cordón de cuero; una regla, un lápiz, un cutter, un punzón o un berbiquí, una tijera, una pinza de madera y cola blanca



Comenzaremos dándole forma a la tira de cuero, trazando con el lápiz un pequeño triángulo que luego cortaremos con el cutter:


 Y a continuación haremos en el otro extremo el agujero por el que pasaremos el cordón. Nosotros hemos utilizado la herramienta que veis en la foto pero si no disponéis de una, también podéis probar con un punzón o un berbiquí:


En tercer lugar, haremos la borla con la pieza de piel ¿Por qué una pieza de piel y no de cuero? Pues porque necesitamos algo más suave, menos rígido, para poder doblarla sobre sí misma.
Si nuestra pieza mide unos 3 centímetros de ancho, con la tijera iremos cortando unos flecos como de 2 centímetros, tal y como se ve en la foto, hasta llegar al final:



Una vez hecho esto aplicaremos cola blanca en el extremo opuesto a los flecos, presentaremos el cordón de cuero del marcapáginas, e iremos enrollando la pieza:



Cuando hayamos terminado la borla, la apretaremos bien con una pinza de madera, por ejemplo, y la mantendremos así unos instantes para que se fije bien la cola.


El resultado final es este: un bonito marcapáginas de cuero que nosotros hemos realizado en color natural pero que vosotros podéis hacer en el tono y en la medida que más os guste. Es más, se nos ocurre que ni siquiera tenéis que gastar dinero comprando la piel: podéis reciclar alguna prenda que ya no uséis como por ejemplo algún bolso o cinturón viejo, la caña de unas botas que se os han roto...
 Así, nuestro marcapáginas además de fácil de hacer os saldrá ¡muy pero que muy barato!

fuente: HOMEY oh my!